A rey muerto…


Dicen los medios de mi país que el parlamento cubano —al que llevaron hace unos años con inmoralidad y nepotismo a la hija de Raúl Castro— integrado igualmente por militantes del partido único permitido en Cuba, pidió alargar el mandato de este hasta el 19 de abril de 2018. Realmente publicaron que “extienden el mandato de la Octava Legislatura”, pero todos sabemos que en los sistemas totalitarios quitan y ponen dirigentes según el criterio y deseos del “selecto grupo de asesores policiales” más cercanos al gobernante, a los cuales les dan relativos poderes ilimitados para que respondan dócil e inequívocamente a sus intereses.

Fidel Castro, dictador por cuarenta y siete años y exlíder del partido comunista hasta el 2011, después de fallecer políticamente en el 2006 arregló que nadie fuera a romper su récord de permanencia en el máximo cargo político de Cuba y para ello estableció que las sucesivas administraciones cubanas estuvieran en el puesto por cinco años con solo una posibilidad de reelección. Ahora su «olvidadizo hermano» alude, en voz de “su parla-miento”, que el tablero político es un trebejo en el que pone boca abajo o de cabeza, según sus intereses, las piezas de su ajedrez. ¿Existirá consenso en la familia del difunto para tanta ambición? Me imagino que sí. Mientras les garanticen su parcela de riqueza, especularán, a modo de justificación, que el extinto hubiera hecho lo mismo. A fin de cuentas, desde hace un año, solo es un símbolo para marear a las masas.

Los ciudadanos cubanos tienen que pagar caro en moneda convertible el pasaporte y prorrogarlo cada dos años para mantenerlo vigente. Sin embargo, los cargos públicos en Cuba, que se pagan únicamente con el peso fuerte de la adulación y la censura, y que les aportan grandes, aunque intangibles cantidades de influencia a sus líderes, se mantienen de forma vitalicia o por muchos años.

Con un amplísimo historial totalitario de hacer lo que les da la gana y de pisotear los derechos democráticos de los cubanos, hacen un “nuevo arreglito” para ganar un par de meses más al frente del país. ¿A qué puede obedecer esto?

Quién sabe si a partir de ahora suceda —léase “provoquen”— una coyuntura que ‘los obligue’ a destituir al vicepresidente Miguel Díaz-Canel para sustituirlo, «a petición de otro órgano títere», por un familiar directo o alguien estrechamente vinculado a “la familia”. Y todo por supuesto, sucederá con la aprobación de sus tanques pensantes y de esta sociedad paralizada, a la que el estilo fascista del escarnio público y la prisión, la «desenseñaron» a decir lo que verdaderamente piensa.

Anuncios
Publicado en Todo | Etiquetado , , , , , , , , , | 2 comentarios

Crisis permanentes


Dicen algunos titulares de los medios cubanos que “volverá la estabilidad a las farmacias de Cuba”. El propio anuncio descubre la “inestabilidad” reiterada del abastecimiento de medicamentos en el país y la “estabilidad” permanente de las carencias, que es el estadio natural de los totalitarismos de izquierda. Llamarlo de otra forma es un eufemismo para edulcorar un problema inherente a esos gobiernos dictatoriales: la escasez.

Expresan también que el problema se estabilizará —volverá a su recurrente inestabilidad— “paulatinamente” en las farmacias. O sea, que a pesar de las necesidades de la población y de las molestias que ocasiona el déficit cíclico, resolverán el asunto “despacito”; es decir, con indolencia. Otro mal que caracteriza a este tipo de sistemas: discursos kilométricos de cuánto les interesa la gente, pero en la práctica muchas veces demuestran lo contrario. Rápidos y furiosos para mantener el poder, saturar a los medios con justificaciones y lentos para diseñar y ejecutar proyectos que realmente satisfagan las necesidades de la población.

Sostienen que el crac de los fármacos se debe a ‘la falta de financiamiento para pagar a los proveedores’; y ¿quién o quiénes son los que tienen los fondos para ocuparse de esa operación? Es el gobierno cubano con su caciquismo político que impera en Cuba desde 1959 y su excesivo centralismo común a estos regímenes dictatoriales, el que dispone de los recursos y por tanto, es el capacitado para pagarles a los suministradores.

Ya en marzo de este 2017 tuvimos otra depresión humanitaria de salud y a esa le antecedieron otras. En ese aspecto las autoridades son reincidentes sin intención de rehabilitación. Si no fuera porque este es un renglón vital para la calidad de vida de la población, dejaría de ser noticia. Otra cuerda a pulsar es la doble moneda existente en Cuba que enrarece o dificulta las transacciones financieras. Tras muchas promesas del gobierno, ¿por qué se mantiene esa dualidad monetaria? ¿Por qué en Venezuela también tienen crisis de medicamentos —y alimentos— si allí no existe, como en Cuba, la doble moneda? De implementarse la criptomoneda (¿o cleptomoneda?) en el país sudamericano como está previsto, estarán repitiendo a conciencia los mismos errores que el gobierno antidemocrático de la mayor de las Antillas.

Si revolución significa cambio, pero en el sentido positivo de progreso, entonces, cuando los cambios establecidos en Cuba hace casi cincuenta y nueve años han perjudicado y atrasado al país y a la sociedad en sentido general, es hora de que la clase política del gobierno se replantee una reestructuración del modelo caduco e improductivo actual. Evidentemente, eso será posible con nuevas mentalidades o líderes que le devuelvan a la sociedad sus libertades confiscadas y que erradiquen las restricciones que les impide a los ciudadanos aumentar su riqueza. Quizás entonces, pueblo y gobierno comencemos el largo, productivo y alentador proceso de recuperación; que será un paso muy importante para que la sociedad pueda desarrollar plenamente sus iniciativas y capacidades. Ese sería el inicio de la lucha definitiva contra los bloqueos y las crisis permanentes de los totalitarismos de izquierda.

Publicado en Todo | Etiquetado , , , , , , , , | 2 comentarios

Los vicios del poder


En la madrugada del pasado miércoles 15 el ejército de Zimbabue tomó el control del país y puso bajo arresto domiciliario a Robert Mugabe, exdictador de esa nación por más de 30 años.

Mugabe y su esposa, quien aspiraba a sucederle en el cargo, se encuentran detenidos, pero “sanos y salvos”, según señaló un portavoz militar en una declaración leída en la televisión. También dijo que “se trata de una operación contra “criminales” del entorno de Mugabe. El exvicepresidente Emmerson Mnangagwa, a quien destituyó el dictador Mugabe hace una semana, será el nuevo presidente del país.

Zimbabue —antes Rhodesia—, uno de los países más pobres del mundo, se independizó en 1980 y Robert Mugabe, líder de la Unión Africana Nacional de Zimbabue fue nombrado primer ministro. Como todo “buen revolucionario” prometió una reforma agraria, que hasta hoy es una asignatura pendiente en la pobre economía del país.

Llegan al poder con su aureola de revolucionarios y dicen que van a “combatir los intereses creados” para luego instituir los suyos y eternizarse en el cargo. La forma de proceder de estos caudillos es más o menos la misma: exportan su modelo, envuelven y revuelven los pilares democráticos de sus naciones —y de otras— de forma violenta —cualquier medio es bueno para justificar el fin— y después, con desfachatez se llaman pacifistas. Se erigen titulares de un pacifismo circunstancial que visten en contraposición al traje que usen sus enemigos; que siempre —aquí sí no hay diferencias— resultan ser los Estados Unidos o el resto de los países del primer mundo.

Crean de esa forma una oligarquía capaz de cometer crímenes contra su pueblo —como sucedió recientemente en Venezuela— para no perder sus prebendas, las cuales devienen modus vivendi de una clase acomodada que, como en Zimbabue, se vuelven hasta criminales con tal de permanecer y pertenecer al ‘entorno privilegiado de los tiranos’.

Si pudiéramos acuñar una expresión aplicable a los dictadores, diríamos que “la política los turba y el poder los perturba“. Y si no resultara grosero pudiera incluir en la definición cuánto más los turba la adulación de sus cortesanos.

Cuando todo se normalice en Zimbabue, espero que establezca definitivamente una democracia en la cual todo el mundo pueda expresar libremente sus opiniones sin la amenaza real de una cárcel de prohibiciones, en la que dictadores de apellidos Castro, Maduro o Mugabe, convierten a sus países.

Publicado en Todo | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , | 4 comentarios

El que siembra amor, cosecha amor


www.nomasviolenciacontralasmujeres.cl

El que siembra amor, amor tendrá.

El 25 de noviembre es el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia hacia las Mujeres y Niñas. Esta fecha se eligió en recuerdo de las hermanas Mirabal, tres opositoras dominicanas que se enfrentaron a la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo (1930-1961) y que fueron asesinadas ese día de 1960.

En el mundo se producen demasiados feminicidios cada año. A pesar de lo mucho que se ha avanzado en este sentido, queda un largo camino por recorrer. El hecho mismo de que se creen organizaciones internacionales y nacionales que combatan la violencia de género es un indicador de cuánto les faltan a los gobiernos, a las instituciones, a los juristas y a todas la personas de buena voluntad del mundo, por avanzar en ese sentido. Es un tema de debate constante y permanente que no pierde vigencia porque aún a nivel mundial la fuerza bruta supera y somete con crueldad a la de la razón.

Se supone ya deberíamos haber superado esos comportamientos machistas y abusivos, pero los erróneos cánones de crianza —que se etiquetaron falsamente como educativos—, entre otros motivos establecidos por siglos y diversos problemas psicosociales del entorno, les dan carburante a los abusadores a nivel intrafamiliar, grupal y hasta gubernamental. ¿Acaso las guerras no son actos violentos?

La violencia de género es el reflejo de un fenómeno complejo más universal, que es la violencia en sí misma: la física y la moral.

Ante la brutalidad, priorizamos los hechos más graves —los visibles— que se manifiestan en la violencia física y a veces soslayamos otras manifestaciones violentas en el campo sicológico. Cuando los gobiernos les violan sus derechos a los pueblos esos también son hechos violentos que atentan contra el buen desempeño de las sociedades, contra la búsqueda de la felicidad y la paz. Cuando en Cuba nos encarcelan y golpean por el hecho de pensar diferente o disentir, ese es sin dudas un trance abusivo de la dictadura que incide negativamente en la educación o formación social y democrática cubana que repercutirá incluso en generaciones futuras. Cuando nos discriminan y nos impiden asociarnos por nuestra forma de pensar o por nuestros intereses laborales, religiosos, económicos, sociales, culturales “o de cualquier otra índole”, no solo están violando nuestros derechos, sino vulnerando leyes y tratados internacionales de organizaciones reconocidas y expertas en esa materia.

No crean que divagué sobre el tema de la la eliminación de la violencia contra las mujeres y las niñas que dio pie a este escrito; es que quise dar una ligera panorámica de las algunas razones sociológicas de ese problema tan complicado y antiguo que lastra la humanidad. Por ahora me comprometo a continuar mi lucha contra la eliminación de la violencia de género. Seamos más misericordiosos, más justos y más hombres y respetemos, cuidemos y mimemos a la mujer, esa flor bella y frágil que nos da la vida.

Publicado en Todo | Etiquetado , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

Un monstruo sin traje


Terror sin traje ni máscara en Halloween

Vuelve el terrorismo a vestir su andrajo moral, a usar la violencia y a emplear un medio de transporte como un arma asesina. Al igual que el atentado terrorista que ocurrió en Barcelona hace menos de tres meses, en el del 31 de octubre en New York, el innombrable victimario de Uzbekistán no necesitó traje ni máscara de monstruo en ese Día de Halloween para mostrar su ralea; se puso la capucha de la cobardía y salió a la calle a hacerle daño a personas indefensas.

Ya sea un miembro de una ex república soviética, del medio oriente o un nativo estadounidense, el odio y/o el desequilibrio psíquico parecen ser el denominador común en esos individuos que conllevan a terribles actos que conmocionan al mundo. La religión o las frustraciones son solo justificaciones para llevar a cabo esas viles acciones aborrecidas por casi toda la humanidad.

La dictadura cubana tiene “un mártir” llamado Sergio González, —apodado “el curita”— que puso cien bombas en una noche en La Habana.

Debemos combatir los fundamentalismos y todos los comportamientos negativos en el entorno social que desatan estos dolorosos incidentes. Los ardides de “religiones o revoluciones” son casi siempre choferes de vehículos homicidas, detonadores de bombas y autores intelectuales de masacres.

 

Publicado en Todo | Etiquetado , , , , , , , , , | 3 comentarios

Adicción a la comida


Los medios cubanos siempre critican la comida rápida que se consume en otros parajes, fundamentalmente en los Estados Unidos y los países desarrollados. La denigran, al igual que medios de diferentes lugares —incluido los propios Estados Unidos— con el calificativo de “comida chatarra”. ¿Es que no es un derecho de las personas comer lo que deseen de acuerdo al gusto, al dinero que quieren gastar y al tiempo disponible? Por supuesto que en materia de derechos, en Cuba solo se defienden y repiten aquellos que enumeran las autoridades. Solo de esos pueden hablar los medios oficialistas.

Con la dolarización de la economía llegaron también a mi país los establecimientos que venden comida rápida. Por supuesto, lo de la “rapidez” es cuestionable, pues la demora en los servicios, la falta de calidad de los productos y la mala presentación de los mismos le imprimen un lamentable y ‘castrísimo’ significado al tema.

En Cuba, al contrario de muchos países, comemos lo entiende el gobierno, en una cantidad limitada por una libreta de abastecimiento y con una variedad de miseria. Comer, que no solo es un acto de sobrevivencia sino también un placer, es un gusto destinado solamente a una minoría, en la cual está, por supuesto, la élite dirigente.

Mientras en otros países los gobiernos e instituciones regionales y mundiales de salud se cuestionan y estudian la obesidad porque enseña cifras alarmantes —incluso en la infancia—, en Cuba es fruto básicamente de la ingestión de carbohidratos y otros productos bajos en nutrientes que venden en los establecimientos estatales de comida rápida. El cubano medio desayuna lo que puede, cuando puede, hace una comida al día (o dos) y por la noche, se alimenta con un tentempié, un “pan con algo” —lo que aparezca— o pizza. ¿No es eso ingerir comida chatarra por obligación? Al menos en otros lugares la consumen por elección.

Dicen por acá que en muchos de esos puntos del mundo existe la adicción a la comida. Entonces, ¿en Cuba tenemos adicción a la mala comida?

 

Publicado en Todo | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Una jugada cantada


¿Elecciones libres y limpias?

Los medios oficialistas cubanos celebran hoy una victoria anunciada en Venezuela: El PSUV ganó las elecciones regionales. Donde quiera que se instala ese modelo político amigo o cómplice del de Cuba el resultado es el mismo: destruyen el sistema democrático para adueñarse del país para siempre.

¿Cómo es posible que hayan ganado con amplia mayoría, como anuncian, si hasta hace pocos meses millones de venezolanos invadían las calles protestando contra el chavismo y el 16 de julio 7 millones 186 mil y pico votaron en referendo contra el gobierno? Parece que la consigna “El pueblo decide” tan efectiva en las democracias, es un placebo político y social en los sistemas totalitarios, en los cuales quienes verdaderamente deciden son los dirigentes.

El triunfalismo que “enseñan” en los medios cubanos además de indignante —pues sospecho de hubo fraude— devela cinismo y demuestra que, igual que la cúpula gubernamental cubana, son capaces de cometer cualquier acto político delictivo y antidemocrático con tal de mantenerse en el poder.

Publicado en Todo | Etiquetado , , , , , , , , | 1 Comentario